MECENAZGO 2.0

Arte sustentado por crowdfunding

Por Fran Salomon

Todos estamos familiarizados con el antiguo término mecenazgo[1], aquella institución que vinculaba a un patrón con un artista, otorgándole a éste último la libertad de ejercer su oficio a cambio de una suma de dinero estable y la protección social y cultural del señor que lo apadrinaba. Uno de los mecenazgos más conocidos es el de Leonardo Da Vinci y Ludovico Sforza. Un tanto menos célebre es el de los Médici, y, posteriormente, el de Julio II con Miguel Ángel, mecenazgo que produjo la Capilla Sixtina. Lo cierto es que tal vínculo, -que se originó en la antigua Grecia-, reportaba beneficios a ambos actores, ya que las obras producidas por el artista quedaban en propiedad del patrón, quien donaba generalmente la pieza, para la disposición del público, es decir, el patrocinio permitía la continuidad y el desarrollo de la cultura. Estos mecenazgos son los responsables en gran medida de lo poblados que se encuentran los museos de la humanidad hoy en día.

El mecenazgo como un medio para sustentar la carrera de los artistas que producen el corazón de esta sociedad se ha desteñido con los años, y ha caducado como concepto relacionado a la producción artística, científica o literaria. La evolución del sistema productivo ha traspasado estos vínculos a las nuevas empresas, los emprendimientos, los proyectos, al sistema de CROWDFUNDING. También hay tendencias como el SPONSORING (generalmente para deportistas) algunas más ligadas al sector de la publicidad y la imagen de marca, que se nutre de personalidades destacadas para representar sus valores o ideologías, en circunstancias en que las crisis institucionales marcan la desconfianza de los individuos a las corporaciones, y renacen con las identidades individuales de personas con historias de esfuerzo y superación.

pic-for-blog2.png

Instancias como el CROWDFUNDING (y el boom de los fondos gubernamentales e inversionistas ángel) ayudan a orquestar y solventar gran cantidad de proyectos. “Según los datos de un estudio de la consultora Massolution, este sistema cuenta con más de 450 plataformas a nivel mundial, y movió en 2012 US$ 2.700 millones en más de un millón de iniciativas ligadas en su mayoría a proyectos sociales, seguidas por negocios, emprendimientos y actividades culturales como películas, teatro o música. La cifra creció 81% respecto a lo que esta industria movió en 2011, y se espera que este año genere fondos por más de
US$ 5.000 millones”[2].

Ahora bien, este fenómeno mundial ha restituido antiguos valores culturales como la colaboración de personas naturales o inversionistas, para levantar en conjunto una idea que retorna un beneficio social (muy cercano al mecenazgo renacentista), junto con uno personal[3]. La idea adquiere un meta valor al entender que ahora no sólo las personas con gran poder económico tienen el poder de decisión sobre las ideas (una persona puede aportar un US 1 y se transforma en co-financista), sino que es un asunto que apela también a una mayor democracia de los fondos[4] [5].

La diversidad de plataformas de crowdfunding ha permitido que cada una de ellas se especialice en su propia materia, y hoy quiero hablar particularmente de una, que rescata el antiguo paradigma del mecenazgo de artistas. Voy a permitirme un lujo: Imagínese usted, querido lector, que Vincent Van Gogh fuera un artista de nuestros tiempos, administrara su contenido en redes sociales, en vez de escribir cartas bloggueara, subiera tutoriales de cómo hizo ésta u otra obra, tuviera cuenta de instagram, e incluso su propio hashtag (#vincent). Qué interesante sería para sus espectadores (que hoy han tomado el slug de “fans”), poder acceder a este tipo de contenidos, para entender, mejorar, apreciar, reflexionar, en torno a la producción artística y a la visión de mundo de este particular artista. Si esto fuera una realidad hoy, Van Gogh podría ser mantenido por la comunidad para producir contenido cultural, beneficiando así a todos sus patrones y generando una comunidad de desarrollo artístico, no sólo estético, que acerca a los productores de cultura a los espectadores-fans globalmente. Esto es lo que se propone la plataforma PATREON, al declarar que “empoderan a una generación de productores de contenido”[6], un crowdfunding que permite a artistas generar tutoriales, obras, técnicas y estilos gracias al financiamiento de sus patreons (fans), quienes pueden aportar según rangos, obteniendo beneficios exclusivos según categoría. La principal diferencia con el crowdfunding tradicional es que los artistas pueden recibir un sueldo mensual, independiente de si están llevando a cabo o no un proyecto particular.

Captura de pantalla 2016-03-29 a las 12.32.25 p.m..png

Es terreno común que en la historia del arte que los artistas generalmente carecen de medios para sobrevivir, ya que el ejercicio de esta profesión es elementalmente reflexivo, lento, solitario y a simple vista poco “útil”. Hace algún tiempo atrás, leí en el diario El Mercurio una columna de Pedro Gandolfo, “educar qué y para qué”, en la que se refería a que la enseñanza de las artes y las humanidades era esencial para desarrollar ciudadanos críticos, empáticos y capaces de ponerse en el lugar de los otros. En una sociedad tan racionalista como la nuestra, hemos, al parecer, perdido contacto con aquello que nos hace elementalmente humanos: la cultura y las emociones. Los artistas están hoy relegados a producir obras de decoración para subsistir, paliando y sustentando de ese modo su “arte verdadero”, aquella reflexión social que nadie compra, porque nadie entiende su utilidad.

Captura de pantalla 2016-03-29 a las 12.54.42 p.m..png

Patreon (https://www.patreon.com/) restituye el antiguo sistema de soporte para este oficio, y su creación tiene que ver con el problema al que he aludido anteriormente. Su creador, “Jack Conte y su grupo de música Pomplamoose habían desembolsado todo lo que les quedaba de dinero para grabar el video clip de su último single y necesitaban dinero urgentemente para seguir con el proyecto”[7].  De esta necesidad surgió la idea de restituir el clásico patronazgo. La plataforma ya tiene más de 3.000 artistas inscritos desde su lanzamiento en mayo del 2013, que abarcan desde la fotografía, la ilustración, el webcomics, la música, video juegos, e incluso repostería artística.

Captura de pantalla 2016-03-29 a las 12.55.11 p.m..png

Les dejo una invitación para que naveguen por la plataforma y apoyen a los creadores de PATREON (https://www.youtube.com/watch?v=wH-IDF809fQ). Y quién sabe, más de algún lector tendrá el secreto bien guardado de haber querido ser artista, y haber elegido lo contrario por razones económicas. Los paradigmas están cambiando.

Captura de pantalla 2016-03-29 a las 12.54.59 p.m..png

 

CRÉDITOS DE IMÁGENES

crowdfunding->

blog.ourcrowd.com

Patreon ->

https://www.patreon.com/

[1] Para mayor información histórica de este tema véase https://es.wikipedia.org/wiki/Mecenazgo

[2] http://cumplo.cl/el-crowdfunding-despega-en-chile/

Artículo de F. Orellana y M. Apablaza
 para Diario Financiero

[3] En muchas plataformas los colaboradores obtienen beneficios en participación o en insumos derivados directamente de los proyectos que co-financian.

[4] Si bien es necesario acotar que la capacidad de publicitar, mover contactos y otras particularidades del financiamiento dentro y fuera de internet también es un elemento clave para los crowdfunders.

[5] Alejandro Jodorowsky declara que los fondos para producir películas son poco democráticos, y se encuentra produciendo su largometraje “Endless Poetry” gracias al CROWDFUNDING.

[6] https://www.youtube.com/watch?v=wH-IDF809fQ

[7] http://www.eldefinido.cl/actualidad/mundo/1671/Patreon_El_mecenas_del_arte_en_Internet/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s