El mundo feliz y no tan feliz de las Apps.

Texto e ilustraciones de Julie Carles
Hoy, el uso de aplicaciones nos transporta a un mundo feliz, optimizado, práctico. Bendito sea el día en que llegaron las apps y no tuvimos que hacer más colas para nuestros trámites. Ahora nos entregamos a ojos cerrados a estas compañías que nos hacen la vida más fácil. Les entregamos toda nuestra información, nuestros datos, nuestra vida entera. Todo lo saben sobre nosotros.

El hombre continuamente ha querido ser un pequeño Dios y poder manejar la naturaleza de las cosas a su antojo. El tiempo siempre ha sido una variable que hemos querido conquistar, modificar, retroceder o avanzar. Y la mejor manera de lograr este objetivo, hoy, es sin duda a través de una de las herramienta más poderosas que nos ha entregado la tecnología: los Smartphones.

En un mundo de rapidez, horarios extensos, agendas apretadas, el Smartphone y sus aplicaciones son una salvación divina. Los bancos, las isapres, y muchos otros servicios que usamos en nuestra vida cotidiana lo saben y se han adherido a nuestros equipos celulares en forma de Apps: para ayudarnos, hacernos más felices, facilitarnos nuestras vidas. ¿Cómo? Haciéndonos ganar tiempo. Muchos de los trámites de antes, hoy se hacen con sólo unos movimientos de nuestros dedos. Ya no tenemos que movernos de nuestro asiento para depositar dinero, pedir un bono, pagar cuentas.

En esta carrera que es perseguir el tiempo, un gran ejemplar y campeón es Waze. Waze es la aplicación gratuita que nos ayuda a movernos en nuestras colapsadas ciudades. “Según estudios de la compañía, Waze ahorra un promedio de 15% del tiempo que uno pasa en el carro. Es decir: por 30 minutos de trayecto, reduce 5 minutos”, informa Daniel Pardo en un artículo para la BBC.
En Waze, el factor comunidad es fundamental. Los usuarios con mayor actividad en la aplicación son premiados con el título de Global Champ. Y los datos proporcionados por esta comunidad tienen un enorme valor agregado: la información se entrega en tiempo real.
“Los datos que envía cada uno de ellos desde la calle se articulan en un mapa interactivo que reporta dónde hay atascos, bloqueos, construcciones y casi todo lo que puede interceder en el camino de un estresado usuario de las vías de una metrópoli” se menciona en el mismo artículo.

Por lo tanto, hemos desafiado nuestras agendas ajetreadas, y le ganamos a su régimen esclavizante. Ahora sentimos que manejamos nuestro tiempo y que somos, por fin, libres. Y si, es cierto, hemos ganado en independencia en la vida virtual. Yo, personalmente, ocupo todas las aplicaciones que me ayudan a llevar una vida más fácil. No entiendo cómo alguien puede decidir no tener un Smartphone y no beneficiarse de todas las aplicaciones que hay en él. Y para los que vivimos en este sistema, un día sin nuestros teléfonos inteligentes es como ese sueño en el que uno va al colegio sin ropa.

Eso sí, debemos entender el precio que estamos pagando por esta felicidad. Existen dos factores que son complejos: por un lado, la ya reconocida dependencia que tenemos frente a Internet; y por otro lado, la cantidad de información privada que le estamos entregando a estas aplicaciones y las personas que están detrás de éstas.
Si se cae Internet, ninguna de nuestras aplicaciones funcionará, Waze no nos indicará el mejor camino, y no sólo perderemos tiempo valioso, sino que volveremos al pasado. La verdad es que, por decirlo de una manera aún más trágica, somos esclavos de internet.

2-02.jpg

Existe el caso de Google Now, una aplicación que escanea tus mails, calendarios, otras aplicaciones, Facebook, y todo tipo de información que tengamos en línea. Es lo que hoy se denomina como predictive search. Google Now te envía información antes de que la busques, intuye lo que te interesaría según la información que ha recopilado. Frente a este fenómeno existen dos factores: el primero es la desconfianza inicial de los usuarios. En un artículo del New York Times titulado “Addicted to Apps”, Amit Singhal, vicepresidente de las búsquedas de Google, comenta que “If it’s there with you all the time, you will get comfortable […] we’re just building the dream, and clearly users will have to get comfortable with it.” En pocas palabras, si la App está siempre con nosotros eventualmente nos tendremos que acostumbrar.
Clair Cain Miller, periodista en tecnología del New York Times, en el mismo artículo, narra su propia experiencia con Google Now, indicando su desconfianza inicial para luego sentirse a gusto con la información sugerida por la App, sin antes haberle entregado personalmente esa información. Dice: “GOOGLE and other tech companies are intimately familiar with this arc of seduction — from distrust to dependence — and take advantage of it to ease us into the future they want to build” .

Habíamos mencionado entonces la desconfianza como un factor relevante. Pero paradójicamente, un segundo factor es la dependencia. Dependencia en diferentes aspectos: frente a Internet, nuestros Smartphones, nuestras aplicaciones inteligentes, y frente a las sugerencias que hoy nos puede proporcionar esta tecnología. Es una red de servicios que se nos ha entregado pero que genera una dependencia importante de nuestra parte. Y nos entregamos entonces a que nos definan y nos moldeen según la información que ellos han recopilado: qué hacemos, con quién, cuándo, dónde, qué nos gusta, etc.

Personalmente, yo no soy anti-apps. No es el punto de este post. Pero sí a veces me pregunto si uno realmente es consciente de toda la información que proporcionamos a estas compañías. No nos cuestionamientos mucho el precio que pagamos porque finalmente lo que nos interesa es nuestro beneficio: ganar tiempo, vivir una vida más fácil, etc. Y el día de mañana es probable que Google Now tenga una voz como la de Her de la película de Spike Jones, empática, encantadora, llena de sugerencias felices, haciéndote sentir especial y único a ti y a las millones de personas que comparten información privada al mismo tiempo.

Fuentes:

Addicted to Apps – New York Times

Apps to regulate Apps – New York Times

Entrevista fundador de Waze:

¿Realmente la App Waze te ahorra tiempo? – BBC Mundo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s